; Nutricionista / Dietista infantil en Sant Cugat y Barcelona - CABANAS NUTRITION
 

Nutricionista / Dietista infantil en Sant Cugat y Barcelona

Nutricionista / Dietista infantil en Sant Cugat y Barcelona

nutrición infantil

NUTRICIONISTA INFANTIL PARA BEBÉS, NIÑOS Y ADOLESCENTES

El proceso de aprendizaje de hábitos alimentarios es especialmente importante durante los primeros años de vida puesto que, además de facilitar un buen estado nutricional y un crecimiento óptimo, puede ayudar a consolidar la adquisición de hábitos saludables para la edad adulta.

La infancia se caracteriza para ser la etapa donde hay un mayor crecimiento físico y desarrollo psicomotor. Esto significa que la alimentación no solo tiene que proporcionar energía para mantener las funciones vitales, sino que tiene que cubrir unas necesidades más grandes relacionadas con el crecimiento y la maduración.

Las necesidades energéticas y nutricionales son cubiertas por el amamantamiento materno exclusivo (o, en el supuesto de que no sea posible, por la leche adaptada) hasta los 6 meses, a partir de entonces hay que ir incorporando nuevos alimentos de forma progresiva y en las cantidades adecuadas, adaptándose, también, al desarrollo psicomotor y al interés del niño.

La leche materna es el mejor alimento para el bebé y favorece que el vínculo afectivo entre madre y niño sea más precoz. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Academia Americana de Pediatría y la Asociación Española de Pediatría recomiendan el amamantamiento materno exclusivo durante los primeros 6 meses de vida del niño.

Alimentación bebé

A partir de este momento, y manteniendo el amamantamiento materno hasta los 2 años de edad o más, o bien hasta que madre y niño lo decidan, será necesario añadir gradualmente nuevos alimentos para facilitar unos niveles de desarrollo y de salud adecuados.

La incorporación de nuevos alimentos se tendría que hacer de una manera progresiva, lenta y en pequeñas cantidades, respetando un intervalo de algunos días (entre 3 y 5 días, por ejemplo) para cada nuevo alimento y observar cómo se tolera. Los niños van adquiriendo destrezas manuales para alimentarse solos, beber de un vaso o una taza cogidos con las dos manos.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! ¿Cómo te podemos ayudar?